El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

       
.2014 - Volumen 7, Número 2 especial
 
     
LA EVALUACIÓN DOCENTE: UNA MIRADA DESDE EL EJERCICIO PROFESIONAL DE LOS EGRESADOS
 

José Salazar Ascencio, Pamela Salazar Valenzuela, Graciela Pesci Rivara, Roberto Oscar Páez, Carmen Coloma Manrique y Luzmila Mendivil de Peña

 

1. INTRODUCCIÓN

La evaluación de la función docente es un tema que ha concitado sistemáticamente el interés del mundo académico y de organizaciones gubernamentales y/o internacionales (Ministerio de Educación y Ciencia, 2007; Secretaría General Iberoamericana, 2010). Desde hace más de una década y media, la literatura especializada entrega estudios al respecto, en esta línea, es importante los aportes que entregan Millman y Darling-Hammond (1997), quienes dirigen una edición que pasa revista a: la evolución de la evaluación de profesores; los propósitos, métodos y perspectivas transversales de la misma. Al centrar la mirada en la evaluación de la docencia universitaria, sin duda alguna, afloran los aportes de: Rueda (2006 y 2008) y, Rueda y Díaz Barriga (2006 y 2011), los que permiten recoger antecedentes de los informante del proceso evaluativo; analizar la práctica y el pensamiento de los docentes; realizar aproximaciones teórica, metodológicas y políticas de la evaluación docente.

A la luz de lo antes expuesto, surge la intención de una evaluación como herramienta de mejoramiento del quehacer docente (Castillo, 2004; Herrán y Paredes, 2012). En este sentido, la presente investigación da cuenta de las experiencias académicas que tuvieron en su etapa de formación universitaria, un grupo de profesionales en ejercicio y su impacto en el quehacer profesional. Mediante los comentarios emitidos, se agruparon rasgos y construyó un perfil del “docente universitario de calidad”.

2. DESARROLLO

Se realizó una entrevista semiestructurada, en dos países diferentes (Chile y Argentina) en tres realidades diferentes con el fin de generar un perfil con las características que a juicio de los encuestados, debía poseer el mejor docente universitario y así comparar con aquellos rasgos que son mencionados para el profesor que más le agrado en su formación.

2.1. Chile

La muestra estuvo constituida por 40 profesores de establecimientos particulares subvencionados (13 hombres y 27 mujeres, de la región del Bío Bío y La Araucanía). En la tabla número 1, se presenta la distribución de la muestra, considerando los aspectos de: género; edad; años de servicio y tipo de educación en la que ejercen los docentes que participaron del estudio. Al respecto, podemos señalar que la muestra fue intencionada y su participación fue voluntaria, donde los criterios de inclusión fueron: estar en posesión del título de profesor; estar ejerciendo la docencia en aula; trabajar en un establecimiento particular subvencionado.

Cabe señalar que a pesar de la diferencia en: los años de experiencia; edad; género; y tipo de educación en la que ejercen, los resultados recabados fueron análogos. De esta manera, las opiniones de los profesores fueron similares, tanto en los rasgos personales como en los profesionales, de los que fueron considerados los mejores docentes universitarios.

Se invitó a los informantes a hacer un viaje temporal y recordar a aquellos académicos (mejor docente y docente favorito) que marcaron una fuerte impresión en ellos, por poseer rasgos distintivos, que garantizaron la entrega de las mayores herramientas para el ejercicio de su profesión. El desglose de estos resultados se encuentra representado gráficamente en la figura 1.

Tabla 1. Distribución de la muestra

Género

 

 

Parvularia

Diferencial

Básica

Media

Total

Hombre

Edad*

I

 

 

 

2

2

II

 

 

2

3

5

III

 

 

1

2

2

IV

 

 

 

3

3

V

 

 

 

 

 

Total

 

 

3

10

12

Años servicio(**)

I

 

 

2

2

4

II

 

 

1

6

6

III

 

 

 

2

2

IV

 

 

 

 

 

V

 

 

 

 

 

Total

 

 

3

10

12

Mujer

Edad*

I

II

1

3

1

3

3

1

10

III

2

 

2

 

4

IV

1

 

4

4

9

V

 

 

2

 

2

Total

4

3

12

7

26

Años servicio**

I

II

1

1

3

5

3

3

5

10

III

1

 

 

1

2

IV

1

 

2

3

7

V

 

 

13

 

2

Total

4

3

15

7

26

Total

 

4

3

16

17

40

Códigos: Edad en años (*): I= menos de 30; II= entre 30 y 39; III= entre 40 y 49; IV= entre 50 y 59; V= más de 60.
Años de Servicio (**): I= hasta 5; II= entre 6 y 15; III= entre 16 y 25; IV= entre 26 y 35; V= más de 35.
Fuente: Elaboración propia.

Es importante mencionar, que no se encontraron diferencias entre las características recabadas para el mejor profesor y el docente favorito, siendo en la mayoría de los casos, el mismo profesional. Sin embargo, cuando la pregunta se enfocaba respecto al docente que entregó las mayores herramientas para mejorar su quehacer pedagógico, los entrevistados señalan que su tránsito formativo por la universidad, no otorga los elementos suficientes para enfrentarse a un ejercicio profesional exitoso. Siendo más bien, la experiencia que adquieren en la cotidianidad la generadora de los conocimientos necesarios para enfrentarse al aula. Es aquí donde se destaca la ayuda recibida por los tutores de práctica, los cuales entregaron aquellos pequeños consejos, que solamente son adquiridos a través de la experiencia en la sala de clase.

En relación, a los rasgos descritos por los profesores, estos pueden clasificarse en dos grandes ramas, por un lado, aquellos que son características personales, relacionadas más que nada, en cómo se desarrolla la interacción de socialización entre el docente y el alumno, por otra parte, las características profesionales, están basadas en las metodologías y el quehacer pedagógico.

De esta manera, las características personales que posee un buen profesor son: empatía; cercanía con los estudiantes; respeto; carisma; ser motivador; y presentar un fuerte compromiso ético. Asimismo, el dinamismo, la disciplina, la exigencia, la planificación y metodología de trabajo, son características profesionales, que los profesores consideran indispensables en un docente universitario exitoso.

Es importante destacar, que el manejo de los contenidos curriculares por parte de los académicos, es de gran relevancia en la calidad de la docencia. Sin embargo, si esto no está acompañado de las características personales antes mencionadas, debilita considerablemente la percepción de un desempeño docente efectivo.

Figura 1. Árbol de categorías

Fuente: Elaboración propia.

2.2. Argentina

2.2.1. Universidad Tecnológica de Córdoba

El marco referencial en el que se aplicaron las encuestas semiestructuradas y las entrevistas en profundidad es el Seminario de “Formación y práctica docente” de la Maestría en Docencia Universitaria que se lleva a cabo en la Facultad Regional Córdoba de la Universidad Tecnológica Nacional (Argentina).

Las personas cursantes y que participaron de la experiencia suman 20 (veinte), entre las cuales hay 10 mujeres y 10 varones. Al ser un seminario de posgrado, se trata de profesionales, que tiene una antigüedad en el ejercicio profesional y además una experiencia en el ejercicio de la docencia (ver tabla 2).

La riqueza de los participantes, por sus diversas profesiones y antigüedades produjo un espectro de coincidencias y aspiraciones que llaman la atención al no pertenecer en su formación de grado a la estricta formación como docentes-educadores. Es importante destacar que el Seminario al que se hace referencia constituye una síntesis integradora de seminarios anteriores que tiene por función la introducción de contenidos y experiencias teóricas a las áreas pedagógica, didáctica y político-administrativa. Aunque el desempeño en la docencia universitaria y también secundaria lo ejercen sin haber participado en disciplinas instrumentales del ejercicio docente, los aportes y supuestos que dan base a las respuestas e interpretaciones que se detallarán más adelante, aseguran un juicio crítico acerca de las virtudes de quienes se deben desempeñar como educadores en diversos niveles del sistema formal.

Tabla 2. Características de la muestra

Título Profesional

Antigüedad en la Profesión

Antigüedad en la Docencia

Título

Años

Años

Ingeniero de Sistemas

4

2

1

1

1

Abogado

4

4

1

2

2

Contadores Públicos

2

5

1

3

1

Ingenieros Civiles

2

7

2

4

1

Odontólogos

2

8

1

5

1

Ingeniero Químico

1

9

3

6

3

Licenciada en Matemática

1

10

3

8

2

Licenciada en Relaciones Laborales

1

12

3

10

1

Ingeniero Electrónico

1

19

1

12

2

Licenciada en Turismo

1

21

1

15

3

Psicólogo

1

24

1

23

1

 

 

29

1

27

1

 

 

34

1

30

1

Total

20

Total

20

20

Fuente: Elaboración propia.

La encuesta empleada fue similar a las que se practicaron en otros ambientes nacionales. Los ítems que sirvieron de incentivo para su completamiento y posterior profundización en las entrevistas apuntaron a tres pilares conceptuales: a) empatía, b) desempeño profesional y c) desempeño docente exitoso.

El clima en que se desenvolvieron tanto las encuestas como las entrevistas fue de distensión y sinceramiento. El ambiente fue propicio a respuestas auténticas, ya que se invitó a participar de la experiencia con libertad y responsabilidad. Cabe observar que la oportunidad de las técnicas aplicadas fue la adecuada, ya que los contenidos teóricos y las actividades prácticas habían generado aprendizajes funcionales a la formación y práctica de la docencia.

Cabe resaltar que en relación al docente favorito, hay una primacía en lo que respecta a la preparación teórico-práctica (conocimientos fundamentales en la disciplina y en las maneras de llevarlos a la práctica). También es importante para los encuestados la forma de comunicar esos conocimientos (transmisión y facilitación de información), además de ejercer formas adecuadas de transferencia (bridar ejemplos ilustrativos y aplicables a la profesión). El resto de virtudes tiene relación con las maneras de actuar en la función docente, abordadas desde cada personalidad (Tabla 3).

En relación al mejor docente, la característica más mencionada fue la de un buen docente, siendo este el que ejerce como educador, es decir quien se preocupa por la formar de manera integral a sus discípulos, más allá del objeto de estudio competente, por ello es además buen comunicador (no sólo como emisor/perceptor, sino también como atento a escuchar y aceptar opiniones e intervenciones de otros colegas y discípulos). La sabiduría entendida no sólo como dominio de conocimientos específicos, incluye también el establecimiento de relaciones adoptando criterios personales fundamentados y actualizados. Llama la atención la necesidad de destacar la competencia docente en el aspecto de personalización: es decir, considerar a los demás (discentes, integrantes del equipo de cátedra, colegas) como personas con virtudes y defectos/limitaciones a efectos de comprender y actuar según cada quien, en especial con un trato de persona a persona identificable y respetada.

Tabla 3. Resultados de Argentina

Docente favorito

Mejor docente

Docente competente

Docente Exitoso

Rasgos

N

Rasgos

N

Rasgos

N

Rasgos

N

Seguridad en sus conocimientos

8

Buen docente/educador

9

Actúa como guía de la instrucción

6

Profesional de la docencia

6

Comunicativo

7

Comunicador

6

Competencias comunicativas

5

Con empatía

6

Practico

3

Con sabiduría

5

Establece relaciones con la práctica profesional

5

Buen comunicador

5

Ejemplificador

3

Con criterios personales

3

Actúa con profesionalismo

3

Actualizado

4

Responsable

2

Actualizado

3

Es personalizante

1

Con personalidad  

4

Exigente

2

Justo

2

Posee fortaleza

1

Hace abordaje multidisciplinario

2

puntual

2

Con profesionalismo

2

Tiene sinceridad

1

Justo

2

Simpatico

2

Exigente

2

Es coherente

1

Innovador

2

Dinámico

2

Personalizante

4

Es accesible

1

Con experticia                       

1

Respetuoso

2

Con buen humor

1

Ejerce la paciencia

1

Humilde

1

Incentivador

2

Constructivista

1

 

 

Coherente

               

1

Comprensivo

1

Innovador

1

 

 

Comprometido

 

1

Reflexivo

1

Humilde

1

 

 

 

 

Curioso

1

Responsable

1

 

 

 

 

Cautivante

1

Desestructurado

1

 

 

 

 

 

 

Soberbio

1

 

 

 

 

 

 

Fuente: Elaboración propia.

La elección de “buen didacta” supone no sólo una formación teórica fundamentada, sino que es un criterio de dominio estratégico de técnicas y procedimientos que justifique una intervención funcional a los aprendizajes y actividades pertinentes, si es posible con una gama múltiple de procedimientos y recursos que se deriven de un saber competente por su bagaje experiencial (en su profesión de grado) y que además sea accesible a las necesidades de los discentes, actuando con humildad y exigencias (Tabla 3).

Al parecer un docente competente debe “ser guía” está dada por el criterio de transferir lo que se sabe (vuelvo a insistir no sólo en la teoría, sino también en lo instrumental/práctica), para ello nuevamente aparece la competencia comunicativa (emisor-perceptor-evaluador) y ser un ejemplo de profesional en ejercicio, con las demás virtudes que si bien han sido elegidas por pocos, no dejan de llamar la atención en lo que respecta a sinceridad/coherencia/paciencia para consigo mismo y los demás (Tabla 3).

Docente exitoso es quien ejerce la profesión y la actividad con formación adecuada a las finalidades educativas para la capacitación de profesionales, es decir el saber ser y hacer dentro del sistema instructivo. Si a ello le agregamos la virtud de la empatía (ponerse en el lugar del otro), comunicarse de manera adecuada y oportuna, estar actualizado en sus saberes y hacer y expectante a la apertura de una acción inter/multidisciplinar, están exigiendo fundamentación en sus competencias y actuación con otros profesionales en consonancia con equipos innovadores y comprometidos con la ciencia y la verdad (tabla 3).

2.2.2. Instituto Católico superior

La encuesta semiestructurada se aplicó a profesores de todas las carreras de un instituto superior de formación docente y técnica de la ciudad de Córdoba, Argentina, durante el segundo semestre del año 2012.

La encuesta se aplicó a 66 profesores y profesoras que reúnen los requisitos preestablecidos para este trabajo, quienes se desempeñan en las carreras de formación docente (Educación Inicial, Educación Primaria y Educación Secundaria en Lengua y Literatura, Matemática, Filosofía, Ciencia Sagrada), en carreras técnico humanistas de Psicopedagogía y de Técnicos en Atención Temprana e Integración Socio Educativa, y en el Trayecto Pedagógico para Graduados universitarios y técnicos superiores. Los profesores de las materias de la Formación General y Formación pedagógica, desarrollan clases en más de una carrera, ya sea porque son titulares de más de una cátedra o porque las materias se ofrecen en tronco común para más de una carrera. Existe una variedad de formaciones de base y diversidad de grados académicos alcanzados. Destacamos que 14 de entre quienes participaron de la encuesta ejercen o han ejercido como profesores y/o directivos en los niveles de destino para los cuales forman (inicial, primario o secundario). Los instrumentos completados por personas con menos de 5 años de desempeño en la docencia no fueron consideradas, si lo fueron todos los que cuentan con entre 5 y 30 años en el sistema formal de educación.

Las entrevistas en profundidad se verificaron con los profesores considerados por sus pares referentes significativos; también se incluyeron directores y representantes legales de instituciones educativas que tienen los tres niveles obligatorios del sistema educativo argentino, a quienes se indagó cuáles serían los atributos que tendrían en cuenta al considerar un potencial docente como favorito entre eventuales postulantes y/o cuál destacaría entre su plantel de profesores. También se les preguntó cuáles serían las características que un instituto de formación debiera priorizar o intensificar.

Los grupos focales se concretaron con directores y/o profesores en ejercicio en el nivel de destino para el cual se forman los estudiantes de carreras docentes pertenecientes a instituciones educativas asociadas en las cuales los estudiantes realizan sus Prácticas Profesionalizantes, coordinados por los profesores de Práctica de cada carrera docente.

En estas dos últimas instancias, el diálogo se abrió a otras preocupaciones, interrogantes, aportes y expectativas de los participantes, según la experiencia y biografía personal y trayectoria profesional de los participantes, que dieron pie a otras consideraciones que se abordan en otra aportación.

Cuando se cruzaron los datos referidos a años en la docencia, formación académica de base, lugar de formación, época de formación y grado alcanzado, se obtiene un panorama signado por la diversidad, la complejidad y la riqueza. Destacamos que un grupo tiene grado universitario pero no ha recibido formación pedagógica, lo cual puede vislumbrase en el tenor de los atributos destacados. Entre los más antiguos, algunos considerados referentes significativos por sus colegas, tienen formación pedagógica para los niveles obligatorios del sistema educativo argentino aunque no tienen grado universitario. Los aportes realizados por este universo de profesionales dan cuenta de esta diversidad, al registrarse una larga lista de características atribuidas a los profesores favoritos/mejores profesores y que son mencionados una sola vez, por lo general relacionados con el campo de conocimiento que esos profesores enseñaban.

Para indagar acerca de la cuestión Cómo era su mejor docente, en la encuesta se solicitaron hasta 3 (tres) atributos que provocaban su elección. Las respuestas incluyeron uno, dos o tres atributos. El promedio de atributos aportados por cada encuestado es de 2,19.

En las encuestas se registraron 84 características diferentes; en las instancias de grupos focales y entrevistas en profundidad se fueron registrando -a modo de registro etnográfico- 91 atributos mencionados en los diálogos. De los 175 atributos logrados hubo 12 repetidos en las tres instancias. Aquellos que suponen matices que los participantes enfatizaron se los considera separadamente, por lo que se los incluye a todos, respetando la significación que los profesores les atribuyeron, con lo cual se han logrado registrar 148 expresiones diferentes (Tabla 4).

Tabla 4. Cantidad total de atributos por categoría

Categoría

Encuesta

GF+EP

Se repiten

Atributos logrados

Características de personalidad

24

29

-3

49

Enseñanza

27

27

-16

38

Aspectos relacionales

14

14

-4

24

Relativo al conocimiento

16

16

-6

26

Aprendizaje

4

6

-0

10

Totales

84

91

-30

148

Fuente: Elaboración propia.

En las encuestas se recogieron 145 expresiones que contenían 84 atributos diferentes, de los cuales hubo 73 atributos que tuvieron frecuencias que aquí consideramos bajas, se repitieron una o dos veces: 61 una sola vez (72,61%) y 12 que se repitieron dos veces (14,28%) que, en conjunto representan, el 86,89% de todas los atributos recopilados. Los que aparecieron con una frecuencia de 3 o más representan el 13,9%, en la Tabla 5 pueden verse desagregados.

Tabla 5. Cantidad de expresiones y atributos aportados por los profesores, frecuencia y porcentajes con que aparecieron en las encuestas

Cantidad de Atributos

Frecuencia

repetición

% atributos

Cantidad de

Expresiones

% Expresiones

61

1

72.61

61

42,06

12

2

14,28

24

16,55

6

3

7.14

18

12,44

1

4

1,19

4

2,75

2

7

2,38

14

9,65

1

11

1,19

11

7,58

1

13

1,19

13

8,96

84

-

 

145

 

Fuente: Elaboración propia.

Los atributos más elegidos, Pasión por enseñar (11) y Conocimiento (13) representan el 1,19 % cada uno, seguidos de Exigente/ según capacidad del alumno (7) representan el 2,38 de los atributos. Los treinta y un atributos más elegidos representan 4,76%.

Ese 72,61% de atributos, percibidos como características de un buen profesor y mencionados por un solo docente, abre un abanico que permite vislumbrar una diversidad de miradas que abre interrogantes.

La posibilidad de nombrar 3 atributos para “mejor profesor” da oportunidad de analizar el orden con qué fueron consignados; se podría inferir que los nombrados en primera instancia tienen una significación mayor para denotar al profesor elegido/considerado el mejor (Tabla 6).

Tabla 6. Atributos más elegidos como primera elección

Atributo

Opciones

Pasión por enseñar

6

Conocimiento

4

Claridad/ precisión conceptual

3

Comprometido

3

Coherencia decir/ hacer

3

Asiste siempre a dar su clase

3

Didáctico

2

Exigente / según capacidad del alumno

2

Fuente: Elaboración propia.

La dinámica de las entrevistas en profundidad y de los grupos focales, la fluidez de los intercambios, las acotaciones, adhesiones, los diálogos muchas veces simultáneos, no permitieron establecer un orden en la elección de atributos.

Los 148 atributos recopilados en todas las instancias (encuestas, entrevistas en profundidad y grupos focales) fueron agrupados en 5 categorías: Características de personalidad, Enseñanza, Aspectos relacionales, Relativo al conocimiento, Aprendizaje (Tabla 7).

Tabla 7. Distribución de atributos por categorías (ordenados alfabéticamente)

Categorías

Atributos

Características

Personalidad

 

Acepta críticas

Acepta otros pensamientos/ posturas/ miradas

Amigable

Apertura mental

Asiste siempre a dar su clase

Buen humor

Capaz

Cariñoso

Coherencia decir/hacer

Coherencia pensar/ actuar/ hacer

Comprometido

Comprometido con la política institucional

Comunicativo

Con ganas

Constante

Creativo

Crítico

Cumplidor de sus obligaciones

Dedicado

Destacado/ exitoso

Dinámico

Entretenido Habla lo justo

Equilibrio

Firme

Humanizante

Humor constante

Innovador

Inteligente

Interés por la docencia

Interesado

Interesado por el alumno

Justo

Organizado

Ordenado

Organizado

Paciente

Preocupado por su imagen

Preparado

Puntual

Reflexivo

Respetuoso

Responsable

Sabio

Sensibilidad humana

Sin prejuicios

Sistematicidad de diálogo

Soberbio

Tolerante

Valora

 

Aspectos relacionales

Actitudes justas

Afectivo

Alumno existía como persona

Buen trato

Cada alumno era único

Calidez humana

Cercano

Compartía espacios extracurriculares

Creía en el alumno

Empatía

Escuchaba

Fluida interacción con el alumno

Le importa si el alumno aprende

Mecánico

No ejercía el poder por su status

Nos hablaba de su vida privada

Permitía investigar, comparar y relacionar con otros autores

Respetuoso por ideas / alumnos Se interesaba en que fuéramos buenas personas

Sensibilidad hacia el alumno

Tenía en cuenta inquietudes

Valoraba esfuerzo

Valoración del resto

Vínculos con alumnos

 

Relativo al conocimiento

Acepta lo diferente

Aceptaba cuando no sabía

Actualizado

Bagaje cultural

Capacidad para reflexión teórica

Claridad académica

Con autoridad que da el conocimiento

Concepción epistemológica actualizada

Conocimiento

Conocimiento de su disciplina

Continuo estudio

Excelente formación académica y actualizada

Era memorista

Fundamentaba su conocimiento

Generosidad intelectual

Investigador

No era memorista

Permitía disentir

Precisión conceptual

Profesionalismo

Profundidad teórica

Reconocía las limitaciones de su conocimiento

Saber disciplinar

Sabía qué es formar docentes

Seguridad

Unía teoría y práctica

 

Aprendizaje

Cada clase era una experiencia interesante

Calificaba con justicia, según merecimiento

Conductista cuando hacía falta

Exigente

Leía todos los trabajos

No exigía lo que no enseñaba

Permitía la construcción de conocimientos

Permitía la participación

Preocupado por el aprendizaje

Riguroso solamente en lo trascendente o importante

Enseñanza

Aclaraba dudas

Amaba enseñar Ayudaba a cuestionar

Capacidad para explicar

Capacitado en didáctica

Claridad al explicar y dar consignas

Clases dinámicas, interesante y participativas

Clima de trabajo

Coherencia contenidos/ método/ evaluación

Daba respuestas a las dudas y desconocimientos

Desafío cognitivo

Didáctico

Estrategias didácticas adecuadas

Estrategias didácticas creativas

Exigente

Explicaba bien, con problemas cercanos a los alumnos

Explicaba todo lo necesario

Flexible

Guiaba

Hacía pensar/ reflexionar

Incentivaba al estudiante

Llevaba teoría a la práctica

Los conceptos tenían aplicabilidad en la práctica

Manejaba amplia bibliografía

Metodología Idoneidad

Motivador

Ofrecía buenos insumos

Orientaba

Pasión por enseñar

Planificaba siempre sus clases

Preocupado por que todos aprendieran

Profundo sustento teórico en su práctica docente

Relacionaba su materia con otras

Sabía comunicar

Sabía transmitir

Siempre enseñaba

Técnico en lo que era necesario

Transmitía conocimiento + experiencia

Variada metodología

Fuente: Elaboración propia.

“Conocimiento”, “pasión por enseñar” y “claridad/ precisión conceptual” se constituyen, desde nuestra tarea indagativa, en el núcleo de la profesionalidad del buen docente. Cada una de estas características subsume otras que debieran ser desagregadas a la hora de diseñar un proceso de evaluación del desempeño docente, al menos en el campo empírico estudiado. Sería interesante analizar cómo estos atributos, percibidos como los más deseables, están presentes/ausentes -y con qué peso- en los instrumentos que actualmente se usan para evaluar los desempeños profesionales.

3. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

De los resultados antes señalados, la categorización de las características personales y profesionales de los mejores docentes universitarios, otorga lo que técnicamente se conoce como perfil docente. Al respecto, “El fundamento del docente es el de persona integral dotado de unas competencias básicas. Sobre esta base se construye el profesional previsto de unas competencias específicas para el desempeño de su labor con altos niveles de calidad” (Montenegro, 2003:12).

En relación a las características personales de un buen docente universitario, debemos señalar que estas se centran en las dimensiones de la convivencia social en el aula, la que sin duda es un requerimiento fundamental a la hora de garantizar aprendizajes significativos en los dicentes. En este sentido, reconocer que el docente tenga la capacidad de colocarse en el lugar del estudiante, como una característica fundamental de una docencia de calidad, permite contextualizar el tratamiento de las temáticas curriculares en el aula, generando las confianzas para hacer del aprendizaje significativo (Mayer, 2010) un permanente desafío de exploración, más que una meta obsesiva de ejecución.

El profesor tiene como meta la propia expansión de las posibilidades de ser humano, en circunstancia social, es decir “ser con otros”. Esto es ejercer la comunicación como proceso de relación con intención de relaciones intersubjetivas para bien de todos (Meirieu, 1997):

“Si el rol del maestro es en verdad el de hacer surgir el deseo de aprender, su tarea reside en ‘crear el enigma’, o más exactamente en hacer saber un enigma: decir o enseñar lo suficiente a fin de que se entrevea el interés de lo que se dice así como su riqueza, y callarse a tiempo para despertar el interés por el descubrimiento” (pp. 100-101).

El perfil docente desde la perspectiva empática supone dos aspectos complementarios: por una parte, manifestar seguridad en sus conocimientos (lo que significa una solidez en su área de desempeño profesional que se logra en el trayecto formativo profesional y en la actualización permanente), y por la otra, ser capaz de ejemplificador (modelo a seguir) y buen comunicador (con experticia, practicidad y compromiso).

Por su parte, sobre las características profesionales tales como: la exigencia, disciplina y dinamismo, se enmarcan dentro de los procedimientos metodológicos con los que opera un buen docente, lo que es coincidente con lo expuesto por Herrán et al. (2012).

Aquí se manifiesta la expectativa para que el profesor docente sea un “didacta”, es decir una persona con habilidades y estrategias que susciten amplitud de visión y de perspectiva en los demás para el crecimiento en el área específica: no sólo contenidos temáticos, sino también procedimientos amplificadores de construcción y fundamentación de los saberes (Comenio, 1996):

“Los educadores de la prole humana no han de faltar en ninguna parte, han de ser buenos, doctos y capaces de enseñar; de modo que ellos mismos comprendan todo lo que hace el hombre al hombre, y sepan también dotar de ese conocimiento a otros” (p. 208).

El perfil desde la perspectiva del desempeño profesional docente obliga a una concepción de didacta, es decir una persona que domine su quehacer didáctico relacionado con lo pedagógico y lo psicológico, es decir: reflexión sobre las exigencia éticas del fenómeno educativo (formación perfectiva del hombre total) y las posibilidades y limitaciones del sujeto de aprendizaje, como “ser en desenvolvimiento y construcción”. Por ello, la elección de virtudes docentes ponen énfasis en la sabiduría (conjunto de competencias formadas y practicadas en relación a valores considerados importantes por la sociocultura), con criterios personales (asumidos con responsabilidad y proyección) y personalizante (los otros –educandos- son importantes de potenciarse mediante una profesión).

Por último, llama la atención que los profesores entrevistados, concuerden en el hecho que un buen ejercicio profesional, lo aportan los docentes responsables de las asignaturas de corte pedagógico con orientación práctica (Barbier, 1999), es decir: supervisores de práctica; tutores; mentores; etc. Esto hace sentir que la formación inicial de profesores, debe potenciar un currículum que contenga una fuerte connotación práctica, como también, la necesidad de que los futuros docentes presenten prácticas tempranas.

Se concluye que la evaluación de la docencia universitaria, basada en la mirada del ejercicio profesional, se constituye en una propuesta de alto peso específico, cuya información puede ser integrada a los tradicionales modelos de evaluación existentes en los planteles de educación superior. A lo antes expuesto, debemos agregar el impacto colateral que tendrían los aportes de los egresados, en materia de actualización y pertinencia curricular, de cara a un ejercicio óptimo de la profesión.

Dentro de las limitaciones de este estudio, se halla los acotados recursos económicos y de tiempo que no permitieron ampliar la muestra, por lo que la investigación recoge datos de profesores de dos de las quince regiones del país. Sin embargo, este estudio abre camino para, incorporar a los egresados como informantes en la evaluación de la docencia universitaria, permitiendo de esta manera, construir modelos de evaluación integrales que superarían las triangulaciones o cuadroangulaciones que se visualizan en la mayoría de las propuestas existentes.

REFERENCIAS

Barbier, J. (1999). Prácticas de formación: evaluación y análisis. Buenos Aires: Novedades Educativas.

Castillo, S. (2004). La práctica evaluadora del profesorado: primaria y secundaria. Madrid: Grupo Editorial Universitario.

Comenio, J.A. (1996). Páginas escogidas. Buenos Aires: A-Z.

Herrán, A. y Paredes, J. (Coords.) (2012). Promover el cambio pedagógico en la universidad. Madrid: Pirámides.

Mayer, R. (2010). Aprendizaje e instrucción. Madrid: Alianza editorial.

Meirieu, P. (1997). Aprender, sí pero ¿cómo?. Barcelona: Octaedro.

Ministerio de Educación y Ciencia (2007). La evaluación de la calidad de la formación del profesorado europeo. Madrid: Secretaria General Técnica. Subdirección General de Información y Comunicación.

Millman, J. y Darling-Hammond, L. (1997). Manual para la evaluación del profesorado. Madrid: La Muralla.

Montenegro, I. (2003). Evaluación del desempeño docente. Fundamentos, modelos e instrumentos. Bogotá: Magisterio.

Rueda, M. (Coord.) (2008). La evaluación de los profesores como recurso para la mejorar su práctica. Ciudad de México, D.F.: IISUE.

Rueda, M. (2006). Evaluación de la labor docente en el aula universitaria. Ciudad de México: Universidad Nacional Autónoma de México. Centro de Estudios sobre la Universidad.

Rueda, M. y Díaz-Barriga, F. (Comp.). (2006). Evaluación de la Docencia. Perspectivas actuales. 1ª Reimpresión. Ciudad de México: Paidós Educador.

Rueda, M. y Díaz-Barriga, F. (Coord.) (2011). Evaluación de la Docencia. En la Universidad: Perspectivas desde la investigación y la intervención social. 2ª Edición. Ciudad de México: IISUE.

Secretaria General Iberoamericana. (2010). Metas educativas 2021, La educación que queremos para la generación de los bicentenarios. Madrid: OEI.

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player